Diez cosas que nos pueden aportar relax aparte del campo

Diez cosas que nos pueden aportar relax aparte del campo
  1. Como no solamente el campo es algo que nos puede traer relax, podemos hablar de otras cosas como pueden ser el bricolaje. El estar concentrado en que una determinada manualidad o trabajo artesanal nos hace estar concentrados en eso y olvidarnos de los problemas que nos rodean, porque debemos prestar atención a la tarea. Yo me he hecho con unas herramientas en la tienda online de Inox BCN y me he montado en el garaje una mesa de trabajo donde hago determinadas cosas para casa, como estantes para tapar los radiadores o muebles con palés, de forma que me concentro y me evado.
  2. Escuchar música, si somos capaces de centrarnos en ella y dejarnos llevar, puede ser otra forma de relajación en nuestra vida. También dependerá mucho del tipo de música que escuchemos, de la atención que le prestemos a las letras. Es posible que si estamos tristes nos derrumbemos todavía más con determinadas historias. Pero por el ritmo también puede hacer que nos despejemos.
  3. A mí una de las cosas que mejor me funciona para relajarme es también concentrarme en hacer cosas de cocina o de repostería. Tengo un libro con un montón de recetas que me regaló una amiga y cada fin de semana trato de reproducir alguna. Lo hago simplemente por el hecho de poder relajarme, porque la verdad es que ni siquiera me gusta el dulce y luego suelo llevar los pasteles al trabajo para que se los coman mis compañeros.
  4. Tejer es otra forma de evadirse y centrarse en esa tarea sin pensar en los problemas del día a día. Y quien dice tejer dicen también hacer punto de cruz. Si seguimos un patrón, por ejemplo, nuestra cabeza estará ocupada contando puntos.
  5. La jardinería es fabulosa también para relajarnos. Se trata de un trabajo que exige que estemos centrados en él y que es algo más físico. Yo suelo pasar mucho tiempo en silencio con mi padre recogiendo las hojas del jardín o cortando el césped, y es una forma de pasar tiempo juntos y estar ambos relajados. Si simple compañía, aunque silenciosa, es muy agradable y el ambiente lo hace también muy zen.
  6. Para relajarnos también es muy bueno el ponerse a leer un libro que nos enganche, que nos haga seguir con la trama y no despistarnos en nuestras cosas. Los hay además muy buenos en este sentido, como pueden ser los best-sellers de Dan Brown, como ‘El Código Da Vinci’ o ‘Inferno’. ‘La verdad sobre el caso Harry Quebert’ es uno de los más recientes y que los lectores lo han escogido como uno de los libros del año en 2013.
  7. Salir de compras es algo que a muchas personas les agobia por el hecho de meterse en tiendas llenas de gente y con colas inmensas y que sin embargo a otras les sirve para relajarse y evadirse. Quizás asocian ese bienestar con darse de vez en cuando algún capricho más que merecido.
  8. Pasear, ya sea por el campo o también por algún parque urbano, es algo que ayuda mucho a encontrarse con uno mismo y a lograr la anhelada tranquilidad. Yo vivo en Madrid y adoro salir por la zona del Madrid Río, los jardines que han soterrado la circunvalación de la ciudad, por las mañanas de invierno, cuando me da el aire fresco en la cara y me despierta.
  9. Los masajes y los cuidados a uno mismo suelen ser muy aconsejables también en este sentido. El irnos a la peluquería y ponernos guapos o dejar también que nos masajeen el cuerpo. Aunque he de reconocer que mucha gente me ha dicho que el hecho de que un desconocido les toque el cuerpo les pone muy nerviosos y no consiguen llegar a ese punto de calma.
  10. Por último, los animales, las mascotas, ese cariño sin pedir nada a cambio que nos dan nos hacen sentirnos en calma y bien con nosotros mismos.

shutterstock_293580959reducida

23 febrero, 2016

Publicado :

¿Te gustó el artículo? Compártelo