Césped artificial: el futuro de los campos de fútbol

«El césped artificial es el futuro del fútbol», proclamaba Joseph Blatter, presidente de la FIFA, una entrevista publicada por la revista deportiva alemana Sport Bild, en defensa de las instalaciones que Canadá presentaba para organizar la Copa del Mundo de selecciones de fútbol femenino, que se celebrará en el país norteamericano del 6 de junio al 5 de julio de este año. No obstante, esta apuesta por el césped artificial no se circunscribe únicamente a la sección femenina del deporte rey, sino que se estima que la Copa del Mundo de Rusia, que tendrá lugar en 2018, y la siguiente Copa del Mundo de Qatar, prevista para el año 2022, marcarán un punto de inflexión en la implantación e impulso de este material como superficie común para la práctica del fútbol. “Son muchas las ventajas del césped artificial”, explican desde Tierra Savbia, empresa de jardinería de Zaragoza especializada en la instalación de este tipo de material. “Puede instalarse en lugares expuestos al sol o en zonas frías o sombrías y resiste a las inclemencias meteorológicas. Además, no necesita regarse, segarse ni abonarse, lo que produce un ahorro importante de agua, maquinaria, abonos y tiempo necesarios para su mantenimiento”, detallan basándose en su propia experiencia con el rendimiento del césped artificial en Zaragoza.

Es decir, que su resistencia contra las adversidades hace del césped artificial el aliado idóneo para equipos cuyo estadio se localice tanto en regiones demasiado expuestas al frío como para conservar el perfectas condiciones de juego la hierba natural, como en lugares más meridionales donde la incidencia del sol y la ausencia de precipitaciones actúe de la misma manera a modo de agente nocivo para la crianza y el mantenimiento del césped. En función de estas características climatológicas, el club deberá optar por una u otra variedad de entre la amplia gama de tipologías que presenta el césped artificial. Entre ellas, Tierra Savbia, de acuerdo con su experiencia en el sector de la jardinería en Zaragoza, destaca seis:

  • Magnum Omega. Se trata de un césped artificial de gran calidad que combina una estética realista con la fortaleza propia de esta composición sintética, compuesta de una base de poliuretano especialmente resistente y de fabricación ecológica. En este sentido, el Magnum Omega cuenta con cuatro tonalidades distintas de verde, todas ellas con filamentos en forma de “V”, siempre erguidos y altamente resistentes al desgaste y pisoteo continuado. Su morfología le hace perfecto para zonas que vayan a sufrir un fuerte castigo físico.
  • Smart Terra. Es un césped artificial de gran calidad elaborado a base de fibras de polietileno altamente resistentes al desgaste y a los rayos UV, también de producción ecológica. Esta variedad presenta la oportunidad de escoger entre dos tonos de color verde y dos tonos de color tierra.
  • Golden Bicolor. Por su parte, el Golden Bicolor se consolida como un césped artificial de gama alta que sobresale por su resistencia a los impactos. También posee dos tonos de coloración: tierra y verde.
  • Es el líder en lo que a realismo se refiere, gracias al nervio central que posee cada filamento de poliuretano, resistente y ecológico. Por otro lado, el summergrass es un césped artificial que encuentra el equilibrio adecuado entre aguante y suavidad.
  • De Luxe. Como indica su nombre, la calidad que ofrece el césped artificial De Luxe es una de las más altas del mercado, solo comparable a la rentabilidad de su precio. Además de su gran variedad de colores y tonos, destaca por su tacto suave y agradable, denso y mullido, perfecto para evitar las típicas quemaduras por roce.
  • Por último, las prestaciones del césped artificial boxingrass no tienen parangón en cuanto a suavidad al tacto. Sus filamentos presentan cuatro tonos de color y, de nuevo, la relación entre calidad y precio le convierte en una opción ganadora.

En cualquier caso, el césped artificial requiere unos cuidados específicos con el fin de prevenir posibles lesiones derivadas de la actividad deportiva. En opinión de Emilio Moragas, traumatólogo con más de 35 años de vinculación con el mundo del fútbol y firmante de más de 5.000 operaciones de ligamentos, los campos de hierba artificial en mal estado y el uso de botas de tacos tradicionales multiplican por cinco el riesgo de lesión de ligamentos cruzados de la rodilla, según recoge la web Estadio Deportivo. Regar y cambiar el caucho de forma periódica son medidas imprescindibles para la prevención de esta clase de dolencias, indica el facultativo. «Si el campo está bien regado, el caucho se ha ido cambiando y no se ha compactado y se usa botas multitaco ayudará mucho a que las lesiones no se produzcan con tanta asiduidad. Lo importante es prevenir lesiones, no curarlas», concluye.

Autor:

23 marzo, 2015

Publicado :

¿Te gustó el artículo? Compártelo