No hay mal que por bien no venga

No hay mal que por bien no venga

Resido con mi familia en una vivienda unifamiliar con un pequeño jardín, si es que se le puede denominar jardín a tan pocos metros cuadrados, pero mis hijos están acostumbrados a saltar, corretear y jugar en él. Teníamos que realizar algunas reparaciones en el tejado de nuestra vivienda, pero por la incomodidad que supone tener obras en casa, lo íbamos posponiendo hasta que al final nos pusimos a pedir varios presupuestos y nos decidimos por contratar a la empresa Cubiertas Estévez, especializada en la impermeabilización de tejados, que nos ofreció una doble garantía, una es que los productos que utilizaban eran de la máxima calidad y la otra es que se responsabilizan durante diez años de la correcta instalación de sus cubiertas. Una vez resuelto el tema de contratación de la empresa, nos faltaba lo más temido, el inicio de las obras. Nosotros pusimos una doble condición, que fuese en verano, para que la probabilidad de lluvias fuese lo más mínima posible, y que nos coincidiese con las vacaciones escolares de nuestros hijos, para así podernos ir de nuestra vivienda y que pudiesen resultar unas obras lo más cómodas posibles para todos, para nosotros y para los profesionales que las realizan.

Barajando entre todos varias opciones del lugar a donde nos podíamos ir, el mayor de nuestros hijos dijo de repente que podíamos salir de acampada. Nos quedamos todos mirando, pues era algo que nunca antes habíamos realizado, sería una experiencia totalmente nueva y divertida para todos. Así que dijimos por qué no. Lo analizamos y vimos que tenía una gran cantidad de ventajas o beneficios, entre los que se encuentran:

  • Vivir las veinticuatro horas del día al aire libre, en contacto con la naturaleza, y con una situación privilegiada puesto que podríamos estar muy cerca del mar, puesto que normalmente están muy próximos al mar.
  • El camping es un lugar muy adecuado para disfrutarlo con niños, pues tienen grandes zonas de juego, de deportes, piscinas… Además las empresas encargadas de su gestión suelen organizar una programación lúdica específica para que los niños se conozcan, se relacionen con otros de su misma edad, se integren y disfruten, pues teniendo a los niños contentos también tienen a los padres.
  • Es un lugar excelente para reforzar la independencia y autonomía de los pequeños de la casa, así como para mejorar sus habilidades sociales puesto que establecerán contacto con nuevos amigos.
  • La desconexión de los niños con la televisión, el ordenador, los portátiles, las redes sociales… Este es para mí uno de los puntos para mi más importante, puesto que en estos tiempos los niños están muy enganchados a sus maquinitas y el estar al aire libre y en contacto con gente nueva podría desengancharlos un poco.
  • Existen zonas reservadas para realizar barbacoas, aunque la gran mayoría de los campings tienen restaurantes, pizzerías, hamburgueserías, donde comer de una manera económica y olvidarse de la preparación de comidas durante esas vacaciones. Aunque si lo tuyo es comer de forma más sana y deseas prepararla, también tienen tiendas donde poder adquirir cualquier tipo de alimento.
  • La indumentaria es mínima y cómoda, ya que tanto los niños como los adultos, pueden pasar la mayor parte del día en bañador o en chándal.
  • Y si no dispones de tienda de campaña, como nos pasó a nosotros, por ser la primera vez que íbamos y quieres probar, puedes alquilar un bungaló o una cabaña de madera, donde dispones de todas las comodidades de un pequeño apartamento con televisión, nevera, cocina…
  • Aunque existen varias categorías de campings, lujo, primera, segunda y tercera, dependiendo de las instalaciones y servicios que ofrezcan, siguen teniendo una buena relación calidad-precio, por lo que resultan unas vacaciones más económicas que si se acude a un hotel, equiparable en servicios claro, y eso para nosotros era un punto enormemente importante, puesto que la mayor parte del presupuesto de las vacaciones se lo habían llevado las obras de reparación del tejado de la vivienda.

En resumen, la experiencia fue muy positiva en todos los sentidos y tenemos todos claro que repetiremos.

19 mayo, 2016

Publicado :

¿Te gustó el artículo? Compártelo