Acampar en zonas de frío

Acampar en zonas de frío

¿Habéis intentado acampar en zonas donde haga mucho frío? Yo sí, y no lo pasé demasiado bien. Creo que no estaba lo suficientemente preparada y me gustaría repetir la experiencia con más tiempo y mayor organización, ahora, lo que no voy a hacer es irme a esquiar, como quería el loco de mi marido, y acampar en no sé qué estación de Estados Unidos donde tienen zona de acampada libre. ¿Sabéis el frío que tiene que hacer ahí? Al final hemos pillado un viaje con skirocosas.com, una auténtica pasada la verdad, si os gusta este deporte os los recomiendo porque son los mejores organizando viajes a Estados Unidos y Canadá para esquiar.

Mi mala experiencia con el frío lo viví el año pasado en Burgos… BURGOS ¿notáis la ironía? Y mi marido quiere llevarme a Aspen con la tienda de campaña ¿estamos locos? De eso nada, yo hasta que no pruebe algo intermedio no me meto en noches bajo cero durmiendo en el suelo, por muy térmica que sean las telas que me cubran.

shutterstock_242371765reducida

Aun así, a pesar de haber contratado con Ski Rocosas, mi marido ya está mirando algún destino frío para probar suerte y ver si es factible mirar de acampar en zonas menos óptimas a las que estamos acostumbrados, por temperatura. Yo sé de personas que han acampado en los pirineos a temperaturas mínimas y han vuelto con una sonrisa en la boca pero yo, hasta que no lo pruebe, no me fío.

CONSEJOS PARA EL FRIO

Hemos estado leyendo muchos consejos para acampar en zonas frías y he de reconocer que aquella vez de Burgos ni hicimos ni la mitad de lo que deberíamos haber hecho así que tampoco puedo  hablar muy alto.

Por ejemplo. Como muchos sabréis nuestro saco de dormir térmico mantiene la temperatura del cuerpo (dependiendo del grosor y para qué época esté preparado) así que si entramos en él helados de frío costará mucho más que entremos en calor que si nos metemos a dormir ya calentitos y la labor del saco pasa a ser meramente mantener esa temperatura. Algunos recomiendan hacer ejercicio antes de entrar a dormir, bien sea correr y hacer algún tipo de movimiento o incluso “otros deportes más placenteros”. Otros recomiendan acercarse a la hoguera demasiado, hasta casi sudar, para luego ir corriendo al saco.

A la hora de comer debemos estar preparados con un buen camping gas y una cocina portátil porque lo mejor que podemos hacer es tomar cosas calientes para calentarnos por dentro: sopa, chocolate, café… Esto ayudará mucho.

Con respecto a la ropa he de decir que hemos avanzado mucho con respecto a mi acampada en Burgos de hace años. Ahora vas al Dechatlon y te encuentras con muchísima ropa térmica preparada para bajas temperaturas. He leído que el típico polar es muy efectivo y encima de ellos cortavientos y ropa que haga que no pase el frío.

¡No te olvides de la colchoneta! A veces pensamos que con el aislante térmico que ponemos en el suelo sobra, pero la realidad es que la colchoneta también hace de aislante así que no se trata sólo de comodidad, sino también de no pasar frío y de que la humedad no cale en los huesos.

Otra opción que nos mantendrá secos en climas húmedos es bastante más artesana. Coge todas las hojas secas que encuentres en el campo, muchas, cuantas más mejor, y ponlas debajo de tu aislante. Hacer una cama de hijas secas es una aislante natural buenísimo.

Calienta botellas de agua. Si el frío llega a ser poco soportable calienta botellas de agua al fuego y utilízalas para calentarte tú dentro de la tienda. Surten un gran efecto.

Con todo esto, y alguna que otra cosa más, puede que pruebe por Asturias o Galicia en épocas menos estivales, y si la cosa va bien, iré bajando de temperatura y, lo mismo, llego hasta esa zona de acampada libre en Aspen adonde quiere ir mi marido, nunca se sabe.

Autor:

25 febrero, 2016

Publicado :

¿Te gustó el artículo? Compártelo