Las cosas que no deben faltar en un tu equipaje para acampar en el campo

Las cosas que no deben faltar en un tu equipaje para acampar en el campo

– La ropa interior es el primer básico que debemos meter en toda mochila, ya sea para irnos de viaje de trabajo como si tenemos planificado pasar las vacaciones o unos días libres de acampada. Es un elemento que no debe faltar en nuestra lista, y cuanto más básico es, más olvidadizo, ya que es como si siempre diésemos por hecho que lo llevamos. Para el campo es conveniente que usemos sujetadores deportivos. En la tienda online de Lencería Paqui tienen una amplia variedad y a muy buen precio, además de que te los envían a casa. Son la mejor opción, pues al estar al aire libre siempre apetece hacer un poco de ejercicio.

– Si vamos a una zona de playa o que tenga lagos, un bañador no puede faltar tampoco dentro de nuestro equipaje.

– Tenemos que llevar también calzado, por lo menos dos pares, que sea cómodo y usado para no tener problemas de rozaduras, preferiblemente deportivo. Asimismo, hay que meter también calcetines, así como unas chanclas para la playa o para descansar, y también para ducharnos si compartimos ducha, ya que son una fuente de contagios de hongos.

– Los pantalones, tanto cortos como largos, son buenos para salir a hacer rutas por el campo, y si tienen varios bolsillos, mucho mejor.

– Debemos meter también en la bolsa camisetas, y varias, pues es normalmente lo que más se cambia, ya que suele ser lo que más se ensucia y resulta desagradable cuando hay sudor.

– Nunca puede faltar tampoco un jersey o una chaqueta, porque a las noches siempre refresca, así como un impermeable, por si llueve en algún momento.

– Como para cualquier viaje, debemos introducir en la mochila los útiles de aseo: cepillo y pasta de dientes, peine, espejo y secador de pelo, toallas de mano y para la ducha, papel higiénico y pañuelos, desodorante y colonia para los más coquetos, gel de baño, champú y crema hidratante. Los hombres, si se afeitan, tendrán que añadir maquinilla y crema de afeitado.

– Si vamos a dormir al aire libre, sin bungaló, la tienda de campaña con todos los accesorios para su correcto montaje, como pueden ser piquetas, cuerdas, martillo, cortavientos…, es imprescindible. Y, sobre todo, un buen saco de dormir, con un buen relleno para no pasar frío ni sentir demasiado las imperfecciones del terreno donde esté ubicada la tienda.

– Si vamos a cocinar el mismo sitio, podemos llevar un sistema de camping-gas, latas de conserva variadas, navaja multiusos, pues son muy prácticas, una olla y una sartén, platos, vasos, cubiertos y cucharas, servilletas, y alimentos no perecederos.

– Otros elementos necesarios que no deberían faltar en ninguna excursión al campo son un botiquín de primeros auxilios, equipado con algún analgésico, tiritas, esparadrapo, vendas, tijeras, una goma elástica para en caso de tener algún accidente poder hacer un torniquete…, así como gorra, gafas de sol y protector solar, y repelente de mosquitos .

– Linterna o farol para la noche.

Con niños, más cosas

shutterstock_256329337reducida

Lógicamente todo esto es relativo, pues depende del lugar y la temporada que se elija para acampar, pues no es lo mismo un lugar en la playa que en la montaña, ni es lo mismo en verano que en otra estación cualquiera del año. Del mismo modo que dependiendo de la categoría del camping están unos más equipados que otros.

Asimismo, si se llevan niños, siempre hay que ir mucho más equipados, pues aparte de llevar más ropa y calzado, tendremos que pensar en el tiempo libre y en las actividades para poder tenerlos entretenidos con elementos como puede ser tebeos, consolas, videojuegos, pinturas para dibujar, un balón, un parchís…, e incluso una televisión pequeña para poder conectarla al coche, siempre y cuando en el camping no haya monitores de tiempo libre, pues en este caso, ya ellos tienen actividades programadas para todos los días de la semana y adaptadas a las edades de cada niño e incluso para adultos. Además, también puede haber actividades compartidas entre todos los miembros de la familia, como por ejemplo son el senderismo, las tirolinas, las carreras de sacos, el juego de la silla…

Una de las ventajas que tienen los campings en relación a los hoteles o apartamentos es que la convivencia con el resto de los campistas es mayor, pues compartes servicios y estás en contacto casi las veinticuatro horas del día, por lo que es una forma de conocer gente nueva donde pueden surgir grandes amistades y que puede conllevar que en años sucesivos repitas en el mismo camping y tengas que volver a usar esta lista.

 

17 marzo, 2016

Publicado :

¿Te gustó el artículo? Compártelo