Italia: mala experiencia de camping

experiencia en un camping
Camping. Qué maravillosa palabra, ¿verdad? Yo pensaba lo mismo hasta que este verano me ha ocurrido una cosa que me ha hecho replantearme mi afición por las tiendas de campaña. Y es que tuve una muy mala experiencia en Italia, hasta el punto de que tuve que ponerme en contacto con la empresa Transportes Transthalia. Pero eso es el final de la historia, vamos con el comienzo.

Uno que ya tiene experiencia en esto de los camping, ya que me he recorrido prácticamente todos los de España, decidió subir un poco más el listón. Un pasito más y salir al extranjero. Maldita la hora en lo que lo pensé. Mirando por internet comprobé que en Italia había uno que estaba bien valorado. Se llamaba Camping Tiber. Ahora bien, nunca pensé que de ese lugar me tendría que sacar una empresa de transporte de vehículos.

Nada más llegar mi reserva estaba deshecha. Yo confirmé que me alojaría en un bungalow específico, incluso lo pague por adelantado. Cuando llegué me dijeron que no era el caso.

Me pareció que la unidad no estaba preparada: el frigorífico no estaba enchufado y tuvimos unas visitantes inesperadas, ya que las hormigas se estaban subiendo por la cocina y la nevera. Otro detalle, los cojines en los sofás eran viejos, sucios y rotos. El suelo del baño tenía cenizas llevaba y la cisterna del inodoro perdía agua todo el tiempo. Las sábanas estaban limpias, menos mal, los colchones también estaban bien pero la almohada era horrible.

El servicio de restaurante también dejaba mucho que desear. Las camareras se ponían a hablar entre ellas, y tenías que llamarlas para que te atendieran. Además ni se enteraban. Pedí una pizza margarita pequeña y me trajeron una Carbonara grande. La camarera muy atenta, me dijo, ¿está usted seguro que no ha pedido esta? Me dejó sin palabras.

Y ahora vamos con lo peor. Había una señora en recepción que era muy grosera, nunca sonríe, ni amabilidad al cliente . Encima solo hablaba en italiano. Y para más inri, todos los que estábamos allí saliamos con picaduras de mosquitos.

Si os estáis preguntando cómo acabó llamando a una empresa de transporte de vehículos por carretera, os lo cuento ahora mismo. Un buen día decidí acercarme a Roma, estaba harto de este camping. Así que cogí mi coche y al poco de estar en carretera. Adiós a la caja de marchas. Sí, ya lo sé. Un horror. Mucho dinero y encima me dejaba sin coche. Tuve que solucionarlo con el seguro, pero nada. Así que lo que decidí fue llamar a Transportes Transthalia.

Una empresa que disponemos de flota propia de camiones porta coches para realizar servicios de transporte internacional de coches y motos. Acuden a casi cualquier sitio de Europa para recoger el vehículo del cliente y llevarlos hasta su casa en España en el plazo acordado y en perfectas condiciones. Así fue. Mi BMW acabó por fin en casa. Algo que nunca pude imaginar.

Pero como dicen que el hombre es el animal que tropieza dos veces en la misma piedra…creo que para la próxima Semana Santa ya tengo próximo destino: Alemania. Me han hablado muy bien de un camping situado cerca de Bremen. Así que espero no tener que ponerme en contacto con Transportes Transthalia. Aunque estoy tranquilo porque ya he visto en su web que también realizan el transporte de coches desde Alemania a España. Habrá que ponerle al mal tiempo buena cara. ¿No crees?

Autor:

1 octubre, 2015

Publicado :

¿Te gustó el artículo? Compártelo