Consejos para comprar ropa por Internet para salir por el campo

Las nuevas tecnologías, la red en concreto, están llegando cada vez a más rincones de nuestra vida. Se han hecho indispensables para todos los aspectos cotidianos, desde consultar las notas académicas hasta hacer gestiones administrativas o comprar viajes y leer el periódico. El móvil, las tabletas, los ordenadores personales…, Internet está accesible ya en todas partes y nos ofrece una gran comodidad, especialmente para las compras.

La red pone en nuestras manos aquellos artículos que están lejos de nosotros. Ya no necesitamos desplazarnos con el coche a otra localidad para encontrar aquello que no está en nuestra ciudad o pueblo. Asimismo, podemos buscar libros en otros idiomas y encargarlos o encontrar películas que están descatalogadas en las tiendas que nos rodean. Y lo mejor de todo es que no hay colas para pagar ni para entrar al probador.

Para adquirir ropa es también una herramienta muy útil, especialmente para encontrar mejores precios y las tallas que normalmente no hay en las tiendas, desde las más pequeñas hasta las más amplias, incluso los productos de aquellas tiendas que no tenemos cerca y que venden por Internet, como ocurre con los preciosos vestidos de HHG. Al igual pasa con los modelos o con aquellas prendas más especiales como las que utilizamos para salir a hacer rutas por el campo. Aquellas que son más específicas como las botas de monte o los cortavientos que quizás no las encontremos en nuestra zona si hace buen tiempo también se pueden comprar por Internet e incluso ahorrar en las más caras si las adquirimos de segunda mano.

Eso sí, no es oro todo lo que reluce y debemos seguir una serie de consejos a la hora de comprar a través de la red.

  • La ropa de campo o para hacer rutas es de la que menos se estropea, ya que no se usa todos los días, sino en ocasiones especiales o en los días libres, por lo que comprar de segunda mano es una buena opción. Los precios son mucho más baratos normalmente podemos hablar directamente con el vendedor y acordar el precio y la forma de entrega.
  • Una de las mejores formas de encontrar buenas precios en la red es buscar ventas privadas de las compañías. Casi todas las firmas utilizan este método para deshacerse del stock almacenado sin perder mucho dinero. Así, puedes encontrar prendas de alta gama por poco precio.
  • Aprovecha también las campañas que hacen algunas tiendas en las que quitan el IVA a sus productos. De esta forma, te estarás ahorrando un 21 por ciento en los productos. Eso sí, para que no te den gato por liebre, es conveniente que revises antes de comprar el precio original. Como normalmente este tipo de promociones se anuncian antes en las redes sociales o en los medios de comunicación, puedes buscar los productos a comprar y anotar el precio para después comprobar que la rebaja es correcta. Compáralos también con los precios de otras tiendas, ya que quizás en un origen estaba tan caro que la rebaja no llegue a compensarte.
  • Cuando vayas a comprar por Internet, fíjate también en la fecha de entrega del producto. Algunas empresas te dan un periodo estimado, pero no seguro, así que es conveniente que te lo puedan concretar si necesitas que te llegue en una fecha específica, como por ejemplo para regalar en un cumpleaños o para hacer una ruta con día previsto. En algunas compras, sin embargo, puedes elegir la forma de envío, preferente o normal, aunque es probable que te encuentres con alguna diferencia en el precio final.
  • Utiliza la cabeza para comprar. No te dejes llevar por las compras compulsivas, ya que al pagar normalmente con tarjeta no somos conscientes del gasto que hacemos y se nos puede ir un poco de las manos.
  • Sé cuidado al comprar en la red en cuanto a la seguridad de las páginas web. Si algo te hace sospechar de ese portal, no sigas adelante con la adquisición, no vaya a ser que te acabe resultando mucho más cara. Hay muchas formas de hackear un ordenador y quedarse con los datos de tu tarjeta de crédito, por eso aplica todas las medidas de seguridad posibles, desde pagar contra reembolso si es posible hasta teclear las claves o los datos en un teclado virtual, de esos que se utilizan con el ratón del ordenador.
  • Por último, las tallas es otro de los grandes factores a fijarnos al comprar por Internet. Es conveniente que aciertes, ya que puede que te cobren gastos de envío por recoger la prenda y cambiártela. Algunas páginas te indican las medidas de sus tallas, así que con una cinta métrica de modista puedes ir cotejando las cifras marcadas con tu cuerpo.
17 septiembre, 2014

Publicado :

¿Te gustó el artículo? Compártelo